El sacerdote confesor es también un pecador pero la absolución es real, recuerda el Papa

También te podría gustar...